En la primavera de 2003, después de muchos años, fui de nuevo al dentista. La causa: ¡un dolor de dientes de los mil demonios! Después de revisarme los dientes, el dentista dijo que la causa del dolor era mi muela del juicio superior derecha, afectada por una caries muy avanzada y que tenía que extraerla. Otro diente también estaba cariado y tenía bolsas de 3-4 mm en las encías, todo requería tratamiento.

“Bueno,” pensé, “pero no estoy de acuerdo”.

Ahora, en 2008, mi muela del juicio todavía está en su lugar y la caries del otro diente ha desaparecido. Y tampoco ninguno de los dentistas que visité, medio año y luego otro año después para un chequeo, me encontró ninguna bolsa en las encías. Y para esto no necesité ningún tratamiento dental.

El poder de nuestro cuerpo, si bien empleado, de curarse a sí mismo, está muy desestimado.

Robert Römer curó su dolor de dientes ayunando varios días al principio (ver detalles en inglés o en portugués) y luego siguió con una dieta adecuada para los dientes (ver Nutrition o Nutrição) que le permitió a dientes y encías curarse por sí solos.

Ver también los extraordinarios casos de curación dental en On the effects of fasting on the health of teeth and gums [Los efectos del ayuno en la salud de dientes y encías] o Sobre os efeitos do jejum à saúde de dentes e gengivas.

Traducción de Healing Teeth Naturally

Curación natural de los dientes