Frannie LaSalle, de 52 años, tenía fracturas por compresión en la columna vertebral, pero las malas condiciones de los huesos era evidentes también en la boca (muchos dientes flojos, ¡que hasta se podían mover!).

Las encías estaban enrojecidas e inflamadas. Un hecho que contribuía a ello era el mal estado de la glándula tiroidea (tiroides), ya que necesitaba 2,5 granos (1 grano equivale aproximadamente a 65 miligramos) de hormonas tiroideas al día, cuando un organismo normal produce unos 5 granos diarios.

Su nivel de fosfato era muy alto (4.7 mg/dl— cuando debiera estar por debajo de 4.0) y su fosfatasa alcalina estaba en 205, también alta, indicando que los huesos (incluídos los alveolos de los dientes) se estaban disolviendo a gran velocidad. Todo su organismo estaba muy ácido, como se veía en los niveles elevados de CO2 (28, cuando lo normal es de 23 a 30).

Solo los principales minerales [alcalinos], como sodio, potasio, calcio o magnesio[1] pueden influir en una deficiencia tan seria. El dentista dijo que había que sacarle todos los dientes y ponerle postizos. Los riñones mostraban tres tipos de cristales de fosfato de calcio. No tomaba leche en absoluto.

Estaba a solo tres semanas de la cirugía oral cuando comenzó a tomar de a media taza de leche al 2%, 6 veces al día, con 50.000 unidades de vitamina D (según receta) para asegurarse de que absorbiera todo el calcio. También tomó óxido de magnesio (300 mg una vez al día) y vitamina B6, 500 mg (una vez al día).

Comenzó con una Kidney cleanse [limpieza de riñón] para ayudar a activar la vitamina D y a que las glándulas suprarrenales (también denominadas adrenales) fabricaran estrógeno. Su nivel de estrógeno (pg/ml) era demasiado bajo para que el calcio se volviera a depositar en los huesos. También se le dio regaliz[2] [por su acción similar a la del estrógeno y vitamina C, 1 gramo (1000 mg) 2 ó 3 veces al día.

Se trató la boca del siguiente modo: yoduro de potasio (yodo blanco), obtenido de disolver 88 gm de yoduro de potasio en un litro de agua. Se compró un cepillo de dientes muy suave. No se usó dentífrico, pero sí un hilo “diferente”: tanza para pescar de 2 ó 4 libras (la de 4 libras es más gruesa/áspera), enjuagada antes de usarla para los dientes.

Cepillado: 2 veces al día; hilo interdental: una vez por la noche, antes de cepillar. Se usan 6 gotas de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) apta para alimentos para el cepillado durante el día y 6 gotas de yoduro de potasio para el cepillado nocturno. No se usaron enjuagues bucales ni consumió chicle o caramelos.

En tres semanas los dientes estaban fijos. Su dentista estaba boquiabierto (pero no le interesó cómo había logrado esto). A las 6 semanas la boca lucía normal y podía masticar algunos alimentos. La vitamina D se administró de la siguiente manera: 6 por semana durante la primera semana (sólo un día no la tomó); 5 la segunda semana (dos días no); 4 durante la tercera semana. Luego 2 por semana por tiempo indefinido. Nunca perdió un diente.

Testimonio extraído/traducido por Healing Teeth Naturally del libro The Cure of All Diseases [La cura de todas las enfermedade] de la dra. Hulda Regehr Clark.

Notas al pie de Healing Teeth Naturally

1 Ver también melaza orgánica para saber más sobre alimentos alcalinizantes.

2 El regaliz (Glycyrrhiza glabra) también parece ser muy útil para dientes y encías (ver aqui en Inglés y portugés.

3 Ver la misma página en portugués: Extração a óleo.

Ver también la lista que sigue de extraordinarios testimonios de cura de la periodontitis y "El mercurio de las amalgamas causa daño periodontal" en inglés y en portugués, al igual que esta extensa lista de remedios de hierbas para las encías en inglés y en portugués, y "Testimonios: inflamación de encías debido a un molar putrefacto y {quizás} a la intoxicación con flúor" en inglés y en portugués.

Curación natural de los dientes