Morarji Desai, ex primer ministro de la India, un convencido practicante del hábito de beber la propia orina matutina y que murió a los 99 años, escribió sobre esta terapia “Para enfermedades de ojos, oídos, dientes y piel, es el remedio más efectivo”.

El doctor G.K. Thakkar (autor de "Wonders of Uropathy" [”Maravillas de la uroterapia”] y ex presidente/directivo de la Fundación “Water for Life” [“Agua para la vida”], en la India) declaró que lavarse bien la boca con la propia orina fresca ha hecho maravillas (“un éxito de casi un 100%”) en todo tipo de problemas de dientes y encías. Estos incluyen:

  • curación del dolor de dientes
  • dientes flojos que se reafirmaron en una semana
  • gingivitis, piorrea/periodontitis (sangrado de encías) “incurables” resueltas en pocos días
  • abcesos y aftas curadas

Otras personas han informado de su éxito en casos de

  • inflamación dental
  • sarro
  • infección de la raíz del diente
  • control total de la infección y el dolor por debajo de un puente dental[2]

Testimonios de problemas de dolor de muelas o de encías curados gracias a esta terapia con orina

C. P. Mithal, autor de "Urine Therapy: Self-Healing Through Intrinsic Medicine" [”Orinoterapia: autocuración a través de la medicina intrínseca”] y "Miracles of Urine Therapy" [“Los milagros de la terapia con orina”], nos cuenta que su dolor de dientes se alivió milagrosamente después de enjuagarse la boca con orina.

También relata el caso de un hombre de 30 años con dientes flojos y al que le habían aconsejado la extracción. Esta persona siguió (al pie de la letra) las instrucciones de Mithal sobre el uso de la orina para tratar la periodontitis (ver abajo “Cómo aplicar la orina”), a los dos meses las encías estaban curadas y los dientes se le habían reafirmado.

El doctor Ulrich Erwin Hasler, un médico suizo y autor de un libro sobre autoorinoterapia, se refiere al caso de un paciente con periodontitis y sangrado de encías, cuyo problema se resolvió manteniendo su propia orina en la boca por 15 minutos.

El naturópata John. W. Armstrong cuenta en su libro “The Water of Life” [”El agua de la vida”] el caso de un hombre con piorrea (diagnosticada por un dentista), que tomaba unos 300 cc de su propia orina todas las mañanas, usándola también como enjuague bucal.

A las nueve semanas, todos los signos del problema de las encías desaparecieron para gran sorpresa de su dentista. Esto lo había logrado sin el ayuno de orina y agua que normalmente indicaba Armstrong.

Armstrong añade que, al depurar el cuerpo de sus impurezas con un ayuno de orina y agua pura, la piorrea desaparece automáticamente, un hecho observado en todos los casos que trató.

En cuanto a sus propios dientes, escribe que una dieta equilibrada y la terapia con orina los protegieron muy bien y por eso nunca ha necesitado ir al dentista.

Sara, una visitante del sitio nos informa de la extraordinaria curación de una infección de la raíz del diente, grave y dolorosa, que se le había extendido a la mandíbula y a los nódulos linfáticos del cuello. No solamente se detuvo inmediatamente el dolor al mantener la orina en la boca, sino que los puntos marrones de los dientes comenzaron también a aclararse.

Su experiencia en detalle está en Testimonio: la terapia con orina cura una severa infección de raíz dental.

Informe de la curación de un fuerte dolor de dientes (2008, en www.indiadivine.org/showthread.php?t=903350), sobre una mujer a la que un año antes el dentista le había aconsejado el tratamiento de conducto para un diente infectado. Ella se negó y comenzó a cepillarse los dientes más seguido, al igual que a evitar los dulces y la “comida chatarra”.

Un año después volvió a tener dolores, esta vez insoportables, en los dientes y la zona alrededor . El dentista le sacó unas radiografías que mostraban una infección en una gran parte del diente, cerca de la pulpa (el nervio) y otra vez aconsejó el mismo tratamiento.

Como ella sabía de los peligrosos efectos colaterales del tratamiento de conducto (ver root canal treatment o Tratamento de canal de raiz dentária), lo rechazó nuevamente y durante dos días probó remedios naturopáticos como enjuagarse la boca con aceite de sésamo, té de clavo de olor, sal con agua de cúrcuma longa, etc. pero no obtuvo ningún alivio, porque el dolor había empeorado levemente.

Desesperada, probó la terapia con orina y se produjo el milagro. Al primer día de tomar su orina el dolor desapareció a las pocas horas y dos días más tarde (cuando nos lo comunicó), permanecía sin dolor.

Nota: en este caso particular, parece que la orina fue ingerida por vía oral y no usada solo en forma externa. El informe original se remonta al año 2008 y desde entonces y hasta marzo de 2013 no se dispone de mayores datos, por lo cual no sabemos cómo siguió su historia.

Como emplear la orina para un enjuague bucal (aplicación externa)

El dr. Thakkar aconseja llenarse la boca con orina fresca (la de la mañana es la que contiene más sustancias terapéuticas) y “lavarse” con ella de 10 a 15 minutos para permitir que las encías absorban sus agente curativos lo más posible. Repetir 3-4 veces al día.

Esto se parece mucho a la práctica de limpieza interna con aceite o agua (ver oil pulling o extração a óleo) y parece que combina los beneficios de ambas modalidades (según Erika Herbst, el “water pulling” [con agua] es tan efectivo como el “oil pulling” (con aceite), toda vez que más barato y, por supuesto, mejor para el medio ambiente.)

El dr. Thakkar incluso asegura que usar la orina como enjuague nocturno antes de acostarse constituye una garantía de por vida para los dientes.

Para el dolor de dientes, C. P. Mithal aconseja enjuagarse de 2 a 3 minutos, 5 ó 6 veces, y luego ponerse un trapo embebido en orina en la zona dolorida. Agrega que la orina de 3-7 días es aún más efectiva como analgésico y que a un pariente suyo hasta la propia orina más vieja, aplicada con un trapo, le funcióno bien.

Para la periodontitis, Mithal dice que hay que enjuagarse varias veces por lo menos durante dos meses, y para acelerar la curación se puede beber también un poco de la primera orina del día.

Por ultimo, después de una extracción dental (algo que Healing Teeth Naturally no apoya, ver "Riesgos de las extracciones dentales" (en Inglés o en portugués), nos informa que enjuagarse con orina cada 15 - 30 minutos permite una cicatrización sin dolor y casi sin inflamación (de hecho, el tratamiento con orina es famoso por sus efectos curativos en heridas).

Si se prefiere un tratamiento más “llevadero” con orina, se puede comenza por refregar con un poco de orina fresca (reciente) el diente o la parte de encía que se quiere reforzar o mejorar (personalmente, he experimentado una mejoría casi inmediata en un diente abierto que me dolía al masticar, cesando el dolor después de refregar con unas gotas de orina).

Para ver muchos trucos e indicaciones, consultar (en Inglés) Auto-uropathy: how to ease into urine self-treatment [Autoterapia con orina: como comenzar con el autotratamiento] - cuestiones sobre el gusto de la orina y consejos para principiantes sobre este “magnífico camino de autocuración” con la medicina perfecta “propia”).

Y ya que estamos, la úrea, un compuesto muy presente en la orina, también se encuentra en casi todos los fluidos corporales, incluyendo la saliva, que contiene un 0,01 % de úrea.[1]

Acerca de la orina y el mercurio (p. ej. de una amalgama dental)

Martha Christy cita en el libro mencionado otra publicación: “Urinanalysis in Clinical Laboratory Practice” /“Análislis de orina en el laboratorio clínico”, de los laboratorios Miles, en la que se informa que incluso en un caso grave de intoxicación por mercurio, la cantidad de este metal que pasó a la orina fue infinitesimal.

Nota adicional

Se ruega tener en cuenta que uno o dos autores aconsejan no adoptar la terapia con orina en forma externa o interna si se tiene una infección de vesícula o riñon, mientras que otros han informado sobre fantásticos resultados aún con desórdenes de riñón y vesícula (como la cistitis, que desapareció a los dos días tomando una cucharada de orina de la mañana, media hora antes de las comidas).

Notas al pie

1 Al igual que con la orina pura en sí, la úrea se ha usado con éxito para eliminar tumores cancerosos. Ver Urea treatment as a cancer cure [El tratamiento con úrea como cura para el cáncer].

2 Para enterarse de importantes advertencias sobre las infecciones que pueden provocar los puentes, ver Los riesgos de los puentes dentales.

Curación natural de los dientes