Cómo me curé las bolsas en la encías (periodontitis) de forma simple y natural, a través de la alimentación y del cepillado.

Hace unos años me aseguraron varias veces que sólo la cirugía podría ayudarme, dado el avanzado estado de enfermedad periodontal de mis encías en ese momento (tenían que sacarme las excrecencias y erradicar los gérmenes patógenos de debajo de la encía, para controlar en forma eficaz mi infección periodontal).

De hecho, mi potencial dentista insistía en que lo dejara “salvar” (“curar”) mis encías infectadas con una “sangrienta” operación, ya ninguna otra cosa podría evitar un serio daño a mis dientes (tal y como se advierte en [en preparación] “Glosario dental: enfermedades de las encías, gingivitis, periodontitis y piorrea” de Healing Teeth Naturally que reflejan la postura oficial de la odontología convencional).

Con la convicción de que el cuerpo está diseñado para autocurarse, no me amedrenté. Simplemente me fui, tomé una pistola... (perdón, quise decir un cepillo eléctrico para remover la placa) y comencé a afrontar este pequeño desafío, muy decidido a curarme a mí mismo (lo que, curiosamente, a menudo parece ser un ingrediente decisivo en cualquier tipo de curación exitosa – ¡el poder de la voluntad y la intención!).

¿Cómo me curé las encías? Muy simple: después de comprarme un cepillo eléctrico publicitado como un fabuloso removedor de la placa[1], comencé a usarlo para cepillarme regular y religiosamente los dientes. A la vez me puse firme y mejoré mi alimentación (algo en lo que me había abandonado), comencé a comer de nuevo alimentos naturales, sobre todo algas, dejé estrictamente de lado el azúcar, etc.

Después de unos días o unas semanas (solo recuerdo que la mejora se produjo rápido y sin esfuerzo), todos los síntomas de periodontitis o de depósito de placa desaparecieron y no se han vuelto a producir. Mis encías desde entonces se ven sanas y de esto ya hace 10 años.

En otras palabras, mis bolsas en las encías se curaron por sí solas (algo que de acuerdo al saber convencional de los dentistas es imposible sin la atencion de un cirujano dental e incluso entre quienes están a favor de métodos “alternativos” es imposible sin el uso asiduo de un irrigador oral (tipo Waterpik) con una boquilla especial que permite irrigar y enjuagar las bolsas en las encías).

Como de costumbre, el ignorar el consejo de los “expertos” y mi confianza en la habilidad del cuerpo para autocurarse (si lo ayudamos adecuadamente, claro) fueron coronados por el éxito.

Notas al pie

1 Creo que los cepillos eléctricos pueden dejar una sensación de limpieza mayor que los cepillos normales, a menos que estos últimos estén diseñados especialmente como anti-placa o para limpiar entre los dientes. En ese caso, mi experiencia me dice que el cepillo manual limpia mejor.

Ver abajo también la lista de increíbles historias de curación de la periodontitis, "Las amalgamas de mercurio causan problemas periodontales a las encías" en inglés o en portigués, la lista de "Remedios de hierbas para las encías" en ingles o en portugués y "Historias personales: encías inflamadas a causa de una muela podrida y (quizás) de la intoxicacion con flúor" en inglés o en portugués.

Curación natural de los dientes