Esta es la historia de Ane Marie.

“Seguí un pequeño consejo de su sitio sobre el sarro y las fresas[1] – y me pasó lo siguiente, que fue asombroso:

No he vuelto al dentista por varios años, y he usado jabón para los dientes[2], pero también se me había acumulado mucho sarro de color marrón amarillento en la cara interior de los dientes. Así que decidí probar el consejo de las fresas (frutillas).

Primero me cepillé los dientes con fresas hechas puré, luego corté 10 fresas por la mitad y me las puse en la boca donde tenía sarro, una fresa por vez. Cerré la boca y me senté con la primera fresa por aproximadamente diez minutos, después la cambié por otra y seguí así por unos 40 minutos.

Fui al baño y cuando toqué el sarro con la punta de los dedos, simplemente se desprendió. Era algo así como el sarro en las teteras (una especie de tiza). Al tacto eran como piedritas, así que por un minuto pensé que eran pedacitos del diente, pero no: tenía la boca muy limpia y había sido lo más fácil del mundo.

5 días después lo repetí. Una semana después noté que en una parte donde tenía las encías rojas, ahora todo estaba de un hermoso color rosado. Así que esto me ayudó también con las encías.

Otra forma de sacar el sarro de forma suave y natural

Jaquie Davison (que había tenido éxito con la Regeneración dental mediante la dieta desintoxicante de Gerson) nos cuenta que, un día, el comer una manzana orgánica hizo que grandes pedazos de sarro se desprendieran de los dientes, dejándoselos perfectamente limpios.

Notas al pie

1 Ver "Hierbas y plantas para reforzar dientes y encías: las fresas" en inglés y en portugués.

2 Consultar Brushing teeth with soap [Cepillado dental con jabón].

Curación natural de los dientes