Uso del gel de xilitol para el cuidado dental de personas con necesidades especiales, discapacidades, etc.

El gel de xilitol es de reciente desarrollo y consiste en azúcar de xilitol y otros ingredientes (agua, glicerina, hidroxietil celulosa, “silicea”[1] y aromatizantes naturales).

Gracias al gel, los beneficios del xilitol pueden ahora extenderse fácilmente a las personas que no pueden ocuparse de sus propios dientes y a las cuales es difícil aplicarles medidas de higiene (p. ej. cepillado dental), como en el caso de pacientes con discapacidades físicas o mentales, víctimas de accidente cerebro vascular (también llamado derrame o ataque cerebral), personas internadas en residencias o pacientes de hospital en estado insconsciente.

En todos los casos, el cepillado con dentífrico se puede reemplazar por gel de xilitol, empleando de 1 a 2 cm de gel entre las mejillas o los labios y los dientes, o sea en la superficie externa, mejor aún si es en la cara interna de los dientes, 2-3 veces al día (moviendo el dedo de derecha a izquierda y todo alrededor, usando guantes de goma como medida higiénica).

El alto contenido de xilitol en el gel, junto con su viscosidad y consistencia pegajosa, permiten que el xilitol se adhiera a la superficie dental por varias horas, facilitando los mismos efectos positivos del xilitol ya obtenidos en sus aplicaciones “normales”. De esta forma, el gel brinda una prevención sencilla de la caries, que de otra forma no alcanza a estos segmentos de la población.

Este procedimiento, fácil de aprender y realizar, pueden ponerlo en práctica con grandes resultados tanto enfermeros como otro personal a cargo de los cuidados.

La invención de un gel con alto contenido de xilitol ha permitido resolver otros numerosos problemas relativos a muchas personas de los grupos mencionados, ya que, sin un eficaz cuidado dental, las caries se desarrollan en el borde de las encías en un período de entre 6 y 9 meses, haciendo que los dientes se vuelvan quebradizos.

Atención: el gel de xilitol es bastante caro, por lo cual podría valer la pena buscar una alternativa. Llegado el caso, se puede aplicar directamente azúcar o polvo de xilitol al diente, lo que es mucho menos eficaz debido a la falta de adherencia, pero de todos modos ayuda.

Xilitol para la limpieza de dentaduras, posicionadores, protectores bucales y aparatos de ortodoncia

Los protectores bucales y otros elementos similares pueden limpiarse y desodorizarse muy bien con xilitol, por ejemplo dejándolos en remojo en una solución de xilitol del 10 al 20 % por ciento. Si se dispone de gel de xilitol, el mismo se puede aplicar al aparato antes de colocarlo en la boca.

El empleo de xilitol en una botella o tetera para tomar durante el día.

Aparte de los enjuagues con xilitol, una forma sumamente fácil y efectiva de incorporar el xilitol a su rutina diaria consiste en añadirlo a su ración diaria de agua o infusión de hierbas.

Así, cada vez que tome un sorbo, no solo se estará hidratando el cuerpo y la boca (una importante medida anticaries en sí misma[3]), sino que además le estará dando a dientes y encías los beneficios adicionales del xilitol.

¿El xilitol elimina el apetito?

Existe de hecho un estudio sobre el efecto inihibidor del apetito del xilitol ("Evaluation of the independent and combined effects of xylitol and polydextrose consumed as a snack on hunger and energy intake over 10 d." / “Evaluación de los efectos independientes y combinados en el apetito y la ingesta energética del xilitol y la polidextrosa consumidos como snacks durante 10 días.”

Disponible en inglés en www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16022761. Observaciones casuales parecen indicar que incluso la “dosis estándar” de media cucharadita de té de xilitol recomendada por el dr. Bruhn es suficiente para frenar el apetito por los dulces.

Los zumos de frutas con xilitol son mucho mejores para los dientes

Las comidas y bebidas ácidas atacan el esmalte dental[2] y son muchos los que de veras lo sienten cuando, inmediatamente después de comer, los cuellos dentales se ponen muy sensibles. Es muy probable que esto pueda evitarse del todo comiendo fruta ácida, pero con el agregado de un poco de xilitol.

Haga su propio enjuague y polvo dental con xilitol

Una variante de especial buen sabor consiste en hacerse un enjuague bucal con xilitol, agua y aceites esenciales (como menta, hinojo, romero, etc., en lo posible de origen orgánico certificado), luego sumergimos el dedo y lo aplicamos varias veces al día a dientes y encías. ¡Mmmm!

Si hacemos nuestro propio polvo dental (o usamos uno comprado), por ejemplo si se trata de un polvo de hierbas amargas, podemos endulzarlo y mejorar el sabor empleando xilitol. (Esto no debe entenderse como un sustituto del enjuague y cepillado con el xilitol, sino un agregado.)

Notas al pie

1 “Silicea balsam” es una marca registrada. Se trata de un preparado líquido con partículas microscópicas de ácido silícico, diluidas de tal forma en agua que se obtiene un gel.

2 Ver "Alimentos y bebidas que pueden dañar su dientes" en inglés o en portugués.

3 Consulte Remineralización y desmineralización dental, saliva & pH.

Curación natural de los dientes